¡Que no programen tu nacimiento!

Y llegó Septiembre 🙂
Y con este lindo mes, el inicio de la primavera, los días más largos, más cálidos. las Fiestas Patrias… Y también el apuro de algun@s ginecólog@s y matron@s que a punta de información errónea, instan a que las mujeres acepten inducciones de último minuto o cesáreas programadas.

Si estás gestando, INFÓRMATE adecuadamente. Busca una segunda opinión, si tu instinto y los datos que manejas no se condicen con lo que te están aconsejando. Cierra los ojos, respira y escucha a tu bebé. No dejes que el apuro, las vacaciones, la chicha ni la empaná interrumpan el momento mágico del nacimiento de tu hijo o hija. Confía en tí y en las señales de tu guagua.

-> Catalina López, doula, asesora de lactancia y fundadora de Materna Rebelde.

sevienen

[¿Por qué NO programar una cesárea?]
Vía El Parto es Nuestro​

Cada decisión debe ser basada en un equilibrio entre riesgos y beneficios. Cuando se programa una cesárea no suelen tenerse en cuenta las ventajas de esperar las contracciones, incluso aunque se termine haciendo cesárea. Tiene muchas ventajas esperar el inicio de un trabajo de parto:

– Las contracciones adelgazan el segmento inferior (donde se hace la incisión) y, en consecuencia, la recuperación es más rápida.
– El trabajo de parto libera hormonas que impregnan al bebé y le preparan para su vida fuera del útero.
– Las contracciones disminuyen la posibilidad de que el bebé tenga los problemas respiratorios que padecen muchos bebés nacidos por cesárea (no solamente tras el nacimiento, sino toda su infancia).
– Las mujeres que experimentan trabajo de parto tienen una incidencia menor de depresión post parto.
– Las contracciones estimulan otra hormona (oxitocina) conocida como “la hormona del amor”, que prepara a la madre para establecer un intenso vínculo amoroso con su bebé y hará todo por su bienestar.
– Las endorfinas relajan a la mamá y le ayudan a hacer frente a todo lo que queda en las horas posparto y en lo sucesivo. No puedes aprovecharlas si no pagas “el precio” de gastar energía en el trabajo de parto, porque las endorfinas son un resultado del gasto físico -someterse cirugía mayor es un gasto físico (¡por supuesto!) pero es pasivo- y las endorfinas vienen como premio por el gasto activo.
– Esperando las contracciones te aseguras de que tu bebé está realmente listo para nacer (puedes evitar la posibilidad de un bebé prematuro o simplemente un bebé que necesitaba un poco mas tiempo).
– Tú vas a ser una participante en el nacimiento, en vez de una espectadora.
– No te privarás de tu derecho a afrontar lo desconocido, la anticipación, la magia, y también la incertidumbre (en fin, el cóctel sabroso llamado “vida”) asociado con el nacimiento.

https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/por-que-no-programar-una-cesarea
https://iboneolza.wordpress.com/2012/08/27/las-secuelas-cerebrales-de-las-cesareas-programadas/

Materna Rebelde​ Te Apoyamos en el Gestar, Parir y Criar de tus hijas e hijos.

portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s